La utilización de los hijos para continuar la violencia que se ejerce hacia las exparejas es una de las formas más extremas de violencia machista. En ocasiones los maltratadores acaban matando a los hijos, pero se trata de una violencia extendida y oculta.

Marisa Kohan@kohanm

Utilizar a los hijos para infligir dolor y control hacia las madres es una de las formas más extremas y brutales que adopta la violencia de género. Se llama violencia vicaria y, a pesar de que su nombre y forma de ejercerla no es muy conocido, es una de las violencias habituales y que pocas veces se denuncia. No se trata de una violencia aislada, sino tal como explican diversos expertos, es la culminación de un proceso de control y maltrato que sufren muchas mujeres.

En las últimas semanas la violencia vicaria ha saltado de los medios más especializados al gran público de la mano del relato que Rocío Carrasco ha hecho de la violencia de género que sufrió por parte de su expareja. En los últimos días esta violencia ha vuelto a estar en la agenda mediática por el secuestro y desaparición de dos niñas y su padre en Tenerife por parte de su padre. 

“Sabe que el dolor que va a causar a la madre es mucho mayor que si la daña a ella directamente”

¿Pero qué es la violencia vicaria y cómo se ejerce? Tal como la definen la psicólogas expertas en violencia de género, se trata de una violencia instrumental que consiste en utilizar a los hijos para hacer daño a la madre o la expareja. “Se trata de dehumanizar a los hijos, quitarles la categoría de personas y ponerle la categoría de objeto, de instrumento con el que dañar a la madre en una violencia que causa un dolor extremo. El padre que usa a esos hijos como instrumento para hacer daño, sabe que el dolor que va a causar a la madre es mucho mayor que si la daña a ella directamente. Es un dolo que a ella le va a ser sentir incluso culpa por no haber protegido a sus hijos, sobre todo en el caso de los asesinatos, que es el más extremo de la violencia vicaria. El dolor que inflige es extremo porque durará toda la vida, Es un castigo de los más rebuscados y extremos”, explica a Público Marisol Rojas Fernández, psicóloga especializada en violencia machista.

El término violencia vicaria lo acuñó la psicóloga clínica Sonia Vaccaro hace casi una década. Analizando un tipo de violencia que solía producirse con más intensidad tras la separación. El concepto vicario hace referencia a la sustitución de un individuo por otro en el ejercicio de una función. Cuando se aplica a la violencia, representa realizar una agresión sobre una persona en sustitución de otra, la cual es el principal objetivo

Nuestro país tiene numerosos ejemplos de esta violencia, muchos de los cuales acabaron en el asesinato de los menores por pare de sus padres. Uno de los casos más emblemáticos fue el de José Bretón. Amenazó a su expareja, Ruth Ortíz, con un “te daré en lo que más te duele” y poco después asesinó a los sus dos hijos y quemó sus cuerpos. También Ángela Gonzalez Carreño había

denunciado las amenazas de su expareja hacia su hija e interpuso más de 50 denuncias para impedir las visitas no vigiladas entre padre e hija. En una de ellas él la asesino. Más recientemente en Castellón un hombre mató a sus dos hijas. La madre, Itziar Prats había pedido medidas cautelares que nunca llegaron.

Para Vaccaro, por ahora lo único que se toma en cuenta en la violencia vicaria es cuando se produce el asesinato de los hijos, “pero esta es sólo la punta de un gran iceberg. Es como consideráramos que violencia de género sólo fuera el maltrato físico”, explica a Público

La violencia vicaria es una escalada en un largo proceso de violencia de género, que puede incluir la violencia física, económica y siempre la psicológica o de control. Porque control es la palabra clave. La violencia vicaria se produce en momentos de separación, cuando el maltratador ve que pierde el control y el poder sobre su pareja y “cuando esto ocurre lo pierde todo y puede llegar hasta el castigo extremo que es el asesinato de los hijos”, afirma Rojas. 

No se trata enfermos mentales, son machistas

Igual que no existe un perfil de víctima de violencia de género, tampoco existe un perfil de maltratador. Las expertas advierten de que los que utilizan la violenicia vicaria no son enfermos mentales, sino que se trata de machismo

llevado al máximo extremo. Son personas que en su trabajo o en su grupo de amigos son totalmente normales y la violencia sólo la ejercen en su relación de pareja. “Si fuesen enfermos agredirían al todo el mundo sin discriminar. Pero lo hacen con su pareja porque creen que tienen el poder de hacerlo. Es la cultura en la que nos hemos educado, en la que si tu pareja no hace lo que quieres la puedes castigar. Porque el maltrato es un castigo, una violencia correctiva para que la mujer se entere de donde está su sitio. El correctivo no es hacer daño porque sí, sino poner límites a cual es el lugar de las mujeres para que no lo traspasen”, añade Rojas.

Tampoco se trata del inexistente Síndrome de Alienación Parental, que es un instrumento inventado por Richard Gardner, un psiquiatra pedófilo para controlar a las mujeres en los procesos judiciales. Lo explicaba este sana la propia delegada del Gobierno contra la violencia de género, Victoria Rosell en contestación a las provocaciones de Vox contra la violencia machista.

Una violencia difícil de denunciar

La mayoría de las mujeres que salen de la violencia de género, no lo hacen a traves de la denuncia, sino mediante la separación. Saben que denunciar la violencia que sufren podría exacerbar el maltrato hacia ellas y hacia sus hijos. Según los datos de la macroencuesta sobre violencia machista realizada por el Ministerio de Igualdad, cerca del 80% de las mujeres que ha sufrido violencia han optado por esta vía. El mismo estudio revela que el 89,6% de las mujeres que han sufrido violencia de género por parte de su pareja tienen hijos. Esto supone que en nuestro país más del 1,6 millones de menores viven en hogares en los que se ejerce algún tipo de violencia física, sexual, control, emocional, económica o miedo por parte del padre. 

Sin embargo, según fuentes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en España, apenas un 3% de los casos de violencia de género en nuestro país terminan con la suspensión del régimen de visitas a los padres que han ejercido el maltrato y apenas en un 5,2% los jueces dictan la retirada de la guarda y custodia a los agresores como medida cautelar de protección de los menores.

Ante esta situación, afirma Vaccaro, “los agresores saben que si ya no tienen derechos o forma de seguir maltratando a sus parejas, sí conservan el poder sobre sus hijos e hijas a los que pueden transformar en objetos para continuar el maltrato y la violencia. Es la puerta que le deja abierta la justicia y las instituciones para que siga en contacto con ella y haciéndole daño”.

Por eso esta experta afirma que la solución pasa porque la justicia entienda que un maltratador no es un buen padre y que si se demuestra que es violento lo es para todo, no sólo contra su pareja. “Es hora de revisar la interpretación de las leyes y su tratamiento a la luz de pensamientos con visión y perspectiva de género. Es hora de comprender que un ser violento, que maltrata a su pareja, que es capaz de ensañarse con seres vulnerables que él considera de ‘su propiedad’, no dejará su violencia de forma espontánea ni la clasificará en ‘con esta si y con este no'”.

“Nos han educado en en un sistema patriarcal en el que existen unas relaciones de poder de los hombres hacia las mujeres. Por eso ninguna media penal puede resolver el problema de la violencia vicaria. La única solución es la educación en igualdad y hasta que esto no pase, no daremos una solución”, concluye Rojas.

Enlace al artículo original: https://www.publico.es/sociedad/violencia-machista-violencia-vicaria-maltrato-cruel-mujeres.html